La Devocion al Sagrado Corazon de Jesus

May 28, 2018

La Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

 

Las 12 Promesas el Sagrado Corazón de Jesús le dio a Santa Margarita María para aquellas almas devotas a su Corazón las siguientes promesas

  1. Les daré todas las gracias necesarias para su estado de vida.
  2. Les daré paz a sus familias.
    1. Que aquellos que tienen muchos platos y discusiones sean devotos para tener la paz
  3. Las consolaré en todas sus penas.
    1. No dice que no tendremos dificultades, sino que nos consolará en ellas
  4. Seré su refugio durante la vida y sobre todo a la hora de la muerte.
    1. El momento más importante de la vida es la última. Si uno muere en la gracia de Dios, recibiendo los sacramentos, irá al cielo. Si uno muere en el pecado va al infierno.
  5. Derramaré abundantes bendiciones en todas sus empresas.
  6. Los pecadores encontrarán en mi Corazón un océano de misericordia.
    1. El juez se convertirá en abogado nuestro
  7. Las almas tibias se volverán fervorosas.
  8. Las almas fervorosas harán rápidos progresos en la perfección.
  9. Bendeciré las casas donde mi imagen sea expuesta y venerada.
  10. Otorgaré a aquellos que se ocupan de la salvación de las almas el don de mover los corazones más endurecidos.
  11. Grabaré para siempre en mi Corazón los nombres de aquellos que propaguen esta devoción.
  12. Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente concederá a todos aquellos que comulguen nueve Primeros Viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final: No morirán en desgracia mía, ni sin recibir sus Sacramentos, y mi Corazón divino será su refugio en aquél último momento

La entronización del Sagrado Corazón es una ceremonia realizada por un sacerdote en la que una imagen o estatua del Sagrado Corazón de Jesús se establece en un lugar de honor y bendito y el hogar se consagra al misma.

El propósito de esta ceremonia es honrar a Jesucristo como el Rey del Universo y Rey de sus familias y hogares.

Consiste en honrar a Jesús como Rey y reparar para los que no lo hacen.

 

La Devoción al Sagrado Corazón de Jesús escrito por P. Croiset, S.J.

El objeto y el motivo principal de esta devoción es ... el inmenso amor que Jesucristo tiene por los hombres que, en su mayor parte, no tienen más que desprecio o al menos indiferencia por él. El fin que se propone es, en primer lugar, reconocer y honrar todo lo que está en nuestro poder por nuestra adoración frecuente, por el retorno del amor, por nuestros actos de agradecimiento y por todo tipo de homenajes, todos los sentimientos de amor tierno que Jesucristo tiene para nosotros en el adorable Sacramento de la Santísima Eucaristía, donde, sin embargo, es tan poco conocido por los hombres, o al menos tan amado incluso por estas personas que lo conocen; en segundo lugar, para reparar, por todos los medios posibles, las indignidades y insultos a los que su amor se ha expuesto en el curso de su vida mortal, y a los que este mismo amor lo expone todos los días en el Santísimo Sacramento del altar.

 

Esta devoción consiste en la ceremonia de entronización y la oración ante su imagen. Además, las siguientes son algunas prácticas recomendadas:

 

  1. Recibir la Sagrada Comunión en reparación por los sacrilegios de aquellos que reciben en pecado mortal
  2. Esto se hace mejor los primeros viernes y está en consonancia con la promesa número doce. Para que esta promesa surta efecto, una persona debe estar en estado de gracia (es decir, libre de cualquier pecado mortal desde su última buena confesión y debe obedecer la ley de la Iglesia sobre el ayuno de comida y bebida durante una hora antes recepción)
  3. Recitar la Letanía del Sagrado Corazón especialmente los primeros viernes
  4. Recitar el Acto de Reparación al Sagrado Corazón

Mi divino Jesús, mi dulce amor, te alabo, te bendigo y te adoro por el inmenso Amor que mostraste por mí en tú muerte en la Cruz, porque a pesar de mis inmundicias no escatimaste en entregarlo todo por mi. Te amo porque bien pudiste haber renegado o rehusado a sufrir tantos ultrajes en tu cuerpo virginal, por todo el género humano, y a pesar de todo, no he dejado de ofenderte, te pido perdones mi falta de amor, hacia ti y a mi prójimo. Te pido perdón por la indiferencia que mostré a tu amor durante gran parte de mi vida, ignorando tu Presencia en mi corazón. Te rogamos perdón, Dulcísimo Salvador nuestro, por todos los sacrilegios cometidos en todo el mundo en Tú Presencia, Real y Verdadera en el Santísimo Sacramento. Te imploro perdón, por todas aquellas veces que he preferido, ver televisión, ir a una fiesta, he preferido otras compañías, mientras Tú estás abandonado en el Sagrario. Por Tú inmenso Amor te imploro por la paz del mundo.

  1. Adoración del Santísimo Sacramento en reparación
  2. Rezar las Estaciones de la Cruz
  3. Adoración nocturna en el hogar
  4. Rezar una hora en el hogar entre las 9 p.m. a las 6 a.m.
  5. Unir los sufrimientos a los suyos

 

Ejemplos de aquellos que guardaron los primeros viernes y recibieron la promesa:

  1. Las chicas en Chile cuyo autobús dio la vuelta pero se les dio los últimos ritos por un sacerdote que viajaba detrás de ellas
  2. El hombre en el hospital durante cinco días que fue visitado cinco veces por sacerdotes y el Obispo
  3. La mujer que le pidió a Santa Teresa una señal de que su hijo que mantuvo la devoción estaba en el cielo y que recibió rosas como un signo de confirmación